Versículo para el día de hoy:

Te ruego, Dios de mi vida, que de día me muestres tu amor, y que por la noche tu canto me acompañe.
Salmos 42:8 (TLA)

Versículos de Pastores

 Versículos Bíblicos sobre los Pastores

Ser pastor no es tarea fácil. Se confía en ellos para guiar a las personas que desean servir a Dios. Por eso a menudo se les compara con pastores de ovejas. Lee qué otras cosas más dice la Biblia sobre los pastores:

 

 Jeremías 23:1

!!Ay de los pastores que destruyen y dispersan las ovejas de mi rebaño! dice Jehová. (RVR 1960)

 

 

Juan 10:12-13

12 El asalariado no es el pastor, y a él no le pertenecen las ovejas. Cuando ve que el lobo se acerca, abandona las ovejas y huye; entonces el lobo ataca al rebaño y lo dispersa.
13 Y ese hombre huye porque, siendo asalariado, no le importan las ovejas. (NVI)



Mateo 9:35-37

35 Recorría Jesús todas las ciudades y aldeas, enseñando en las sinagogas de ellos, y predicando el evangelio del reino, y sanando toda enfermedad y toda dolencia en el pueblo.
36 Y al ver las multitudes, tuvo compasión de ellas; porque estaban desamparadas y dispersas como ovejas que no tienen pastor.
37 Entonces dijo a sus discípulos: A la verdad la mies es mucha, mas los obreros pocos. (RVR 1960)



Efesios 4:11-12

11 Él mismo constituyó a unos, apóstoles; a otros, profetas; a otros, evangelistas; y a otros, pastores y maestros,
12 a fin de capacitar al pueblo de Dios para la obra de servicio, para edificar el cuerpo de Cristo. (NVI)



Hebreos 13:7

Acordaos de vuestros pastores, que os hablaron la palabra de Dios; considerad cuál haya sido el resultado de su conducta, e imitad su fe. (RVR 1960) 



Hebreos 13:17

Obedeced a vuestros pastores, y sujetaos a ellos; porque ellos velan por vuestras almas, como quienes han de dar cuenta; para que lo hagan con alegría, y no quejándose, porque esto no os es provechoso. (RVR1960)



1 Timoteo 3:1-7

1 Palabra fiel: Si alguno anhela obispado, buena obra desea.
2 Pero es necesario que el obispo sea irreprensible, marido de una sola mujer, sobrio, prudente, decoroso, hospedador, apto para enseñar;
3 no dado al vino, no pendenciero, no codicioso de ganancias deshonestas, sino amable, apacible, no avaro;
4 que gobierne bien su casa, que tenga a sus hijos en sujeción con toda honestidad
5 (pues el que no sabe gobernar su propia casa, ¿cómo cuidará de la iglesia de Dios?);
6 no un neófito, no sea que envaneciéndose caiga en la condenación del diablo.
7 También es necesario que tenga buen testimonio de los de afuera, para que no caiga en descrédito y en lazo del diablo. (RVR 1960)