Páginas

Por que te abates alma mia | Versículo

Cuando tu confianza está puesta en Dios, no hay razón para inquietarse, preocuparse, desanimarse, ni para estar triste; es repetido tres veces en el libro de los Salmos:

Salmos 42:5

¿Por qué te abates, oh alma mía, y te turbas dentro de mí? Espera en Dios; porque aún he de alabarle, Salvación mía y Dios mío.

(RVR1960)


Salmos 42:11

¿Por qué te abates, oh alma mía, y por qué te turbas dentro de mí? Espera en Dios; porque aún he de alabarle, Salvación mía y Dios mío.

(RVR1960)


Salmos 43:5

¿Por qué te abates, oh alma mía, y por qué te turbas dentro de mí? Espera en Dios; porque aún he de alabarle, Salvación mía y Dios mío.

(RVR1960)